EREs por causas defuerza mayor. ¿Cómo hacerlo? COVID-19

Candal Abogados Lalín y Lugo

La situación de emergencia sanitaria y la declaración del estado de alarma ha provocado que determinados negocios se vean en la obligación de cerrar, esto supone que no van a tener ingresos; y, al mismo tiempo, supone que se puede proceder a tramitar un EXPEDIENTE DE REGULACIÓN DE EMPLEO por fuerza mayor que es mucho más sencillo de tramitar que el ordinario.

Como Luis Latorre Real, que es un gran conocedor del tema y del sector de la hostelería,  ya ha publicado un estupendo resumen en su blog http://historiasdesdelugo.blogspot.com, me permito transcribirlo a continuación:



“En esta confusa y caótica situación la gente está preocupada. Los empresarios temen por el futuro de sus negocios y los trabajadores por sus empleos. A pesar de que se habla mucho de que no hay «medidas específicas», la actual legislación laboral está preparada para afrontar esta crisis en lo relativo a intentar superar el bache y que las empresas puedan hacer suspensiones de contratos temporales para que los trabajadores cobren esos días del paro y así evitar un quebranto excesivo. Lamentablemente por ahora no hay medidas aprobadas para los autónomos, aunque se da por sentado que se aprobarán para evitar su quiebra masiva.


Hoy vamos a reiterar el tema de los EREs por causas de fuerza mayor, ya que al entrar en vigor las nuevas medidas decretadas por los gobiernos nacional y autonómico hay muchas más empresas que pueden acogerse a esta figura.



Lo primero que hay que entender es que la naturaleza de la fuerza mayor hace que el ERE no sea opcional, es decir, que no hay negociación con los trabajadores (porque no está en las manos de la empresa ni de la plantilla elegir, se hace y punto), lo que modifica notablemente la tramitación.



Las diferencias con un ERE de causas «normales» (es decir, económicas, técnicas, organizativas, o de producción) son básicamente las siguientes:

  • No hay negociación porque las causas son externas y obligatorias (si no lo son ya no es fuerza mayor, como es obvio).
  • Mientras los EREs de otro tipo no tienen una respuesta por parte de la administración en estos sí se ha de producir, ya que la autoridad laboral (la Xunta de Galicia) ha de corroborar la existencia de esa fuerza mayor.
  • En los otros EREs la empresa paga las cotizaciones, en estos no. En todos los casos los trabajadores siguen siendo parte de la empresa pero sus salarios los perciben del INEM y no de dicha empresa.
  • Los EREs por las demás causas tienen vigencia desde que la empresa notifica la Decisión Final, pero en el caso de la fuerza mayor pueden ser retroactivos, ya que se entiende que la empresa no podía tramitar previamente el expediente.
  • La duración de los EREs de fuerza mayor se ha de ceñir única y exclusivamente a la duración del hecho causante. Es decir, que si se hace un ERE porque se decretó el cierre de una empresa del día 14 al 28 solo puede durar esos días, nunca puede ser superior a ese plazo.


El procedimiento es más sencillo, aunque reitero que precisa de una convalidación por parte de la administración, que solo considerará la fuerza mayor por coronavirus si hay una orden administrativa de cierre al centro de trabajo.

Cómo se tramita:


Es tremendamente sencillo:

  • Se notifica a los trabajadores el cierre de la empresa y la causa de dicha paralización. En el caso que nos ocupa, el decreto de la administración que impide el normal funcionamiento de la actividad. Esa notificación se hará por escrito y con un recibí por los trabajadores.
  • Se presenta la documentación en la Sede electrónica de la Xunta de Galicia (procedimiento TR820C) adjuntando la siguiente documentación:
    • Solicitud (es el formulario que se cubre en la propia página web).
    • Justificación de la representatividad (si es una Sociedad, la escritura en que se nombre a quien hace la solicitud, por ejemplo).
    • Copia de la comunicación entregada a los trabajadores (la del punto 1).
    • Documentación que justifique la fuerza mayor (en este caso el decreto de la Xunta o el que sea de aplicación)
    • Relación de trabajadores de la empresa (hay un anexo en la web que se cubre con los datos necesarios).


De no considerarse la existencia de fuerza mayor se dará el ERE por no presentado con lo que la empresa deberá asumir las cargas económicas.


Toda la documentación, el detalle de los pasos a dar y la información completa en 
http://emprego.ceei.xunta.gal/ere-por-causa-de-forza-maior.

Algunos ejemplos peculiares:

  • Tengo un restaurante que también sirve a domicilio, ¿he de cerrar y aplicar un ERE a todo el personal o puedo hacerlo a una parte?: Si un local de hostelería tiene, por ejemplo, un comedor, barra y también sirve a domicilio puede elegir qué personal incluye en el ERE y cual no. El que sea necesario para el servicio a domicilio (que puede seguir prestando según el decreto de la Xunta) no entrará en el ERE pero el resto sí.
  • Mi local está en una de las excepciones por lo que no estoy obligado a cerrar pero quiero hacerlo por precaución, ¿puedo usar la fuerza mayor?: No. La fuerza mayor por definición no es opcional. Salvo que las disposiciones cambien (hay que estar atentos a las novedades que vayan surgiendo) solo si hay un cierre obligado es fuerza mayor. Eso no impide hacer un ERE por causas de producción o económicas, por ejemplo. Si los trabajadores están de acuerdo en 24 horas se puede tramitar sin problema alguno, aunque NO es retroactivo como los de fuerza mayor.”

Poco puedo añadir salvo que desde CANDAL ABOGADOS continuamos a su disposición, aunque sea mediante “teletrabajo”, para resolver sus dudas y ofrecer soluciones sobre esta o cualquier otra materia de derecho empresarial.

Medidas laborales contra el Coronavirus

CORONAVIRUS Y EMPRESA

Estos días, todos tenemos la vista puesta sobre las noticias del COVID 19; cada día nos dicen que hay más enfermos y se están endureciendo las medidas  minuto a minuto con el fin de impedir la propagación incontrolada de la enfermedad. Con tal fin se limita la circulación de las personas y se les aconseja que salgan lo menos posible de su casa.

Medidas laborales extraordinarias frente a esta situación.

Una solución, o mejor dicho, un remedio que se puede utilizar se denomina EXPEDIENTE DE REGULACIÓN TEMPORAL DE EMPLEO (ERTE), y consiste en reducir la jornada o suspender los contratos de los trabajadores sin que esto suponga la extinción del contrato de trabajo. Así la empresa deja de tener que satisfacer los salarios por el tiempo que no se trabaja y  los trabajadores percibirán durante el período de suspensión la prestación por desempleo, con cargo al Servicio Público correspondiente y, una vez termine la crisis, que como decimos los gallegos, “nunca choveu que non escampara”, se reincorporarían a su puesto de trabajo con normalidad.

Es previsible que, entre las medidas que ha anunciado Pedro Sánchez que se van a tomar a lo largo de estos días, se encuentren facilidades para la tramitación y ventajas para los trabajadores que se vean afectados por ellos.

En cualquier caso, debe tenerse en cuenta que de no tramitarse ese expediente, aunque la producción se paralice, el empresario deberá continuar pagando el salario y cotizando por el trabajador.

Otro remedio, pero más drástico, consiste para aquellos casos en que la cesación de la producción va a suponer necesariamente la pérdida de la capacidad de atender regularmente sus obligaciones, la interposición de un CONCURSO DE ACREEDORES con la finalidad de alcanzar un convenio. Planteado en una situación como la que nos encontramos, un concurso permite la paralización del devengo de intereses, y la no exigibilidad temporal de las deudas; y es fácil obtener un convenio con los acreedores (privados) siempre que los números den ciertas garantías de continuidad de la empresa.

En cualquier caso, se haga lo que se haga, se debe hacer en el momento adecuado y con el mejor asesoramiento profesional posible y en Candal Abogados quedamos a su disposición para aclarar cualquier duda sobre la materia.

CANDAL ABOGADOS nada puede ayudar en materia de sanidad, pero sí que puede ofrecer una alternativa a aquellas empresas en las que por falta de materia prima, por enfermedad o aislamiento de la plantilla, o por bajada súbita de la demanda derivada de esta circunstancia se encuentran con unos gastos fijos sin que existan los ingresos necesarios para cubrirlos.

SEGUROS DE DOBLE CAPA PARA EMPRESAS

UN BUEN CONSEJO: SEGUROS DE SEGUNDA CAPA; PROTECCIÓN DE LA EMPRESA ANTE EL IMPACTO DE LOS ACCIDENTES LABORALES:

Ante un accidente laboral con consecuencias graves se abren una serie de vías ante las cuales tendrá que responder el empresario como son la vía civil, la administrativa, la laboral y, posiblemente, la penal, que se concretarán en indemnizaciones, sanciones, recargo por prestaciones y penas, incluso de prisión. Ante esta situación es conveniente asegurarse de la mejor manera posible si no queremos sufrir un grave perjuicio económico que incluso puede ser insalvable para la empresa.

Como despacho de abogados especializado en la problemática de las empresas, estamos en óptimas condiciones de asesorarlos y acompañarlos a lo largo de todos estos procesos con la finalidad de que dichas consecuencias sean lo menos graves posibles, pero eso no debe impedirles ser precavidos.

No obstante, a lo largo de nuestra amplia experiencia en el tema, en muchos casos, el mero acaecimiento de un accidente es interpretado por la Justicia, como una consecuencia necesaria de la falta de medidas de seguridad y  nos encontramos con frecuencia con el hecho de que las empresas suscriben contratos de seguro de responsabilidad civil, en los que la responsabilidad patronal está limitada a 150.000 €, o menos; y que la indemnización que se señala por el Juzgado supera con mucho dicha cantidad, con la consiguientes consecuencias posteriores.

La realidad es que el mercado asegurador marca unos límites por víctima que suelen estar en los 150.000C o 300.000C en el mejor de los casos y las cuantías de las indemnizaciones, en casos graves de invalidez o de fallecimiento, alcanzan cifras mucho más elevadas.

Desde el 01.01.2016 existe un nuevo baremo de indemnizaciones que viene a aumentar muy considerablemente el que estaba establecido y ello supone que las indemnizaciones que empezaremos a ver por accidentes graves ocurridos desde esa fecha (aunque vayan a tardar en verse porque los tiempos de la Justicia son los que son..) alcanzarán o podrán superar fácilmente la cifra 1.000.000€ para casos de invalidez grave y -según las circunstancias familiares- estarán en los 300.000€/500.000€ en casos de fallecimiento.

Del exceso no cubierto por la póliza tiene que responder la empresa con su patrimonio y esto, añadido a las multas y al recargo por prestaciones que nunca van a ser cubiertos por ninguna póliza, puede poner en serios aprietos a muchas empresas o llevarlas directamente al concurso de acreedores.

Las multas pueden ser elevadas pero si hay algo verdaderamente preocupante en ese aspecto es el recargo por prestaciones de la Seguridad Social por falta de medidas de seguridad que puede alcanzar cifras de 200.000C, ejemplo éste real de uno de nuestros clientes por un lesionado medular. Al no ser aseguradles estas partidas, es más importante todavía tener ampliamente cubierta la Responsabilidad Civil.

SOLUCIONES:

CANDAL ABOGADOS, colabora con expertos en la gestión de estos riesgos y por ello está en condiciones de ofertarles un programa de seguros que complementa con hasta 1.000.000C adicionales el límite por víctima que cada empresa tenga en su propia póliza de Responsabilidad Civil. Las primas, muy asequibles, van desde los 553€ (para empresas con facturaciones inferiores a 500.000C) hasta los 4.105C (para empresas con facturaciones entre 5 y 10 millones de euros).

Además, tenemos un producto diseñado específicamente para hacer frente a los numerosos contratiempos económicos que se puedan derivar de un accidente laboral, independientemente de la Responsabilidad Civil. 

Prestamos asesoramiento, además, sobre cómo mejorar la cobertura de las empresas que trabajan con subcontratas.

Consúltenos sin compromiso y garantice de verdad su futuro y el de la empresa ante un accidente laboral.

EJEMPLOS DE INDEMNIZACIONES SEGÚN EL BAREMO DE 2016
Fallecimiento de un trabajador de 35 años que deja viuda de 35 años, dos hijos de 6 y 13 años, sus dos padres de 70 años y dos hermanos de 38 y 31 años. Trabajador de la construcción con un salario neto de 1.100 €/mes 457.108 €
Si ese mismo trabajador sufre un accidente y queda parapléjico, la indemnización puede ascender a  537.453 €
Y si ese mismo trabajador en vez de parapléjico, queda tetrapléjico, debería percibir una indemnización de  1.567.505 €

Si su empresa factura menos de 500.000 € anuales, ¿No merece la pena pagar 553 € anuales y saber que además de  la cantidad que figura en la póliza, dispone de 1.000.000 de € adicionales para pagar la indemnización?

Fdo. Marco Antonio Candal Quiroga

Letrado director. 

Colegiado nº 795 del ICA de Lugo y 3773 del ICA de Pontevedra

¿POR QUÉ ES CONVENIENTE CONTRATAR UNA IGUALA?

El cuerpo humano es una máquina compleja, y como consecuencia de ello la medicina se ha ido dividiendo en especialidades; así existen dermatólogos, oftalmólogos, cardiólogos, etc, que son muy buenos, cada uno es su especialidad. Cuando concurren en una misma persona varias dolencias correspondientes a distintos especialistas, es aconsejable disponer de una visión transversal de todas las materias, que sumada a la visión propia de cada uno de los especialistas establezca una línea de tratamiento adecuada para el conjunto de las patologías del enfermo.

Lo mismo se puede decir de cualquier autónomo o pequeña empresa, es una máquina compleja dirigida por personas que intervienen en el mercado, con clientes y proveedores, necesitando que las relaciones que mantiene con ellos sean seguras y previsibles lo que es una materia del Derecho Mercantil; también tienen trabajadores, los cuales tienen una problemática determinada por el Derecho Laboral y de la Seguridad Social; por otra parte están las Administraciones Públicas (Estado, Comunidad Autónoma, Diputación, Ayuntamiento……) cada una de ellas con sus competencias sobre las distintas actividades empresariales, que son materia del Derecho Administrativo y, en cuanto a tributos se refiere del Derecho Tributario

Y, por si los problemas que pueden surgir de los ámbitos anteriores fuesen insuficientes, también los conflictos pueden surgir dentro de la propia estructura empresarial, con conflictos entre socios, o dentro de la familia de cada uno de los socios (rupturas, divorcios, fallecimientos inesperados).

Los grandes grupos empresariales lo saben y tienen una serie de sistemas que aplican para reducir a lo mínimo los riesgos jurídicos derivados de todas esas relaciones, mediante la contratación de Abogados internos para la gestión de sus asuntos,  que van a conocer al dedillo las operaciones y circunstancias de la empresa, evaluar sus riesgos jurídicos y ofrecer soluciones para reducirlos.

La iguala de servicios jurídicos es un sistema que CANDAL ABOGADOS ofrece a las PYMES, para que, en cualquier momento, puedan disponer del asesoramiento de un abogado que va a conocer en profundidad la estructura, la actividad y la problemática de su empresa en todos los ámbitos, internos y externos, apoyado por un equipo de letrados, cada uno de ellos especialista en su materia, para poderle dar no una respuesta adecuada al problema que plantea, sino la respuesta concreta que es la más adecuada para su empresa.

Del mismo modo que una misma medicina no necesariamente es buena para dos enfermos con síntomas similares, lo mismo ocurre con las decisiones jurídicas en el ámbito de la empresa; no se puede tomar sólo teniendo en cuenta los síntomas, debe realizarse un examen completo del enfermo para averiguar cuál es la enfermedad que tiene antes de aplicar el remedio, porque en caso contrario el enfermo, la empresa, puede empeorar o morir.

Las igualas que ofrece CANDAL ABOGADOS se ajustan a las necesidades de cada una de las empresas atendiendo a sus dimensiones y complejidad, siendo totalmente modulables, en atención a los intereses que nos manifieste el cliente, contando con una primera fase en la que nuestros letrados se sumergen dentro de la empresa para averiguar su “estado jurídico”, y, a partir de ahí, comienza el día a día, con dos líneas claras de actuación por parte del despacho, por un lado solucionar los problemas que vayan surgiendo, por otro lado proponer a la dirección mejoras en el día a día que eviten los problemas, o faciliten su solución judicial.